El Alma del Empresario

El Alma del Empresario

Se nace o se hace, se  lleva en la sangre que fluye  unas  veces pausada y otras hierve al fuego lento, como si faltase la respiración, y la fascinación o conjuro del proyecto o idea disparatada, da forma a una gran idea que quien la copia mejor y la supera da vida, eso si es el alma…

Creativo y despiadado, luchador y arruinado, todo vale si los resultados te acompañan, en el camino de la gloria o la desesperación, lucha a través de los tiempos por demostrar a sí mismo y a los demás, que de aquellos  ni me acuerdo,  que aquellas flores que recibí, tarde y nunca me las merecía,  por que yo soy el único que creo, pienso, desarrollo, cobro, pago, arriesgo, compro, lucho y los demás ¿Es que no tienen ellos también lo que se merecen ?. Pero sin ellos no seríamos nada,  porque sufren, luchan, corren,  unos se van y otros vienen, y  de ellos solo queda el recuerdo, que bueno que era y se fue, dejando el trabajo bien hecho, ¿Seguro que el que viene lo hará mejor?

Los tiempos cambian pero  “cambiamos” o tendremos que cambiar al tiempo, pero él es muy sabio, por que no se detiene, avanza y se va, pero no lo alcanzamos, miramos con la vista perdida y nos preguntamos ir por delante nos ayuda, o mejor esperamos a que se pare para poder subir, pero cuando despertamos todo se ha transformado,  no conocemos a nadie,  se ha producido el cambio, pensativos e indiferentes no lo creemos,  y con la mirada  ajena y perpleja decimos, sabia  que algo podía pasar.

La lección es dura, pero cuantas veces tenemos que equivocarnos, para  que a la segunda o tercera vez reaccionemos con destreza y oviedad, pero si yo ya lo sabia, es que no quise precipitarme, siempre hay una segunda oportunidad y hay que esperar, pero la verdad,  y la realidad, es que no hay siempre  segundas oportunidades.

Vamos a ser diferentes creando  ideas, las vamos a poner en marcha, colaborando con todas las herramientas que estén a nuestro alcance,  compartiendo proyectos,  todo ello nos abrirá un camino en el que todas las fuerzas que van en un mismo sentido al estar juntas y en la misma dirección darán resultados y proyectos que nunca hubiéramos  imaginado.

 No nos equivocaremos nunca al pensar, que todos queremos lo mismo, el reconocimiento de que con el alma no se juega pero con ella conseguiremos todos sentirnos bien; que los logros conseguidos, y no nos olvidemos nunca que “somos todos y no falta nadie” solo “el alma del empresario”.